Tratamientos de conducto

Los tratamientos de conducto se utilizan para restaurar un diente que ha sufrido caries profunda o traumatismos. El tratamiento de conducto puede salvar un diente que de otro modo requeriría extracción. Durante un tratamiento de conducto, se retira y se desinfecta la pulpa expuesta o infectada. Una vez que el diente es tratado, se cubre con una corona para protección y fortalecimiento. Si no se trata, la infección puede atacar la raíz del diente y causar dolor, sensibilidad, o incluso conducir a la pérdida del mismo.

Con la tecnología y los métodos odontológicos de avanzada, usted, en la mayoría de los casos, experimentará poco o ningún dolor, y podrá disfrutar de su diente restaurado durante años.